martes, 20 de septiembre de 2016

Síntomas y consecuencias de la hepatitis


Hepatitis puede resultar un nombre familiar, ya que es una enfermedad bastante común. Ahora bien, hay diversas clases de hepatitis todas con comienzos diferentes, síntomas y consecuencias diferentes.

Una de ellas es la hepatitis infecciosa. Esta se origina por consumir agua o alimento contaminado por material fecal. Este tipo de hepatitis tiene un incubación de  de entre 15 y 40 días. Durante ese lapso de tiempo el virus de la hepatitis invade el cuerpo y aparecen los síntomas. Este tipo de hepatitis no es mortal, ya que puede seguir su curso sin que la persona afectada lo note. Sólo uno de cada 500 afectados muere.
El otro tipo de hepatitis es la hepatitis tóxica, producida por tóxico y químicos ingerida por la boca o inhalada o incluso mediante inyecciones.

Debido a que una de las funciones del hígado es la desintoxicación de los venenos que ingresan al cuerpo, si un veneno es demasiado fuerte, va a dañar al hígado interfiriendo con la eliminación de otras toxinas, haciendo que estas queden en el sistema circulatorio.

Por último, tenemos la hepatitis por suero y suele ser la más grave. Se produce generalmente debido a que al cuerpo ha ingresado sangre contaminada por ejemplo mediante una transfusión. Algunos adictos a las drogas también pueden contraer esta enfermedad mediante las agujas utilizadas. El período de incubación de este tipo de hepatitis es de 60 a 160 días.

El mejor modo de prevenir esta enfermedad es mediante la higiene y el buen lavado de los alimentos. Además se debe tener cuidado al someterse a algún tratamiento médico y que le recomienden una transfusión de sangre. Generalmente la sangre almacenada por varios días es un riesgo grande de contraer esta enfermedad.